jueves, 4 de diciembre de 2014

Fóllame los pies



Me encanta que Berg me posea, me rompa a pollazos el culo y termine corriéndose sobre mi. No me importa donde caiga, yo disfruto relamiendo su jugo. En esta ocasión mis pies son el recipiente perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario